Cómo elegir el mejor forro para tu falda

Hoy día, la falda se ha convertido en una prenda indispensable en cualquier armario. Existen todo tipo de modelos y formas y, a lo largo de la historia, su uso y confección ha ido evolucionando.

Historia y evolución de la falda

Investigando en la historia, hombres y mujeres han hecho uso de esta prenda para protegerse contra el frío y las inclemencias del clima, función principal de la ropa antes de convertirse en un artículo para adornar el cuerpo, según el blog Mobiliario Comercial Maniquíes. 

En sus inicios los egipcios, por ejemplo, crearon los plisados y los hombres llevaban la falda hasta la rodilla, mientras que las mujeres hasta el tobillo. A su vez, durante el imperio romano se hizo común su uso entre los soldados romanos. Sin duda alguna, si profundizásemos más acerca de la multitud de ocasiones en las que la falda ha sido imprescindible a lo largo de la historia, nos daríamos cuenta que siempre ha estado muy presente en nuestros armarios.

Con todo esto, existe una falda que no “pasa de moda” y sigue siendo reconocida por todo el mundo. ¿Sabéis de cuál hablamos? Pues sí, estamos hablando nada más y nada menos que de la falda de los escoceses. Su uso, con el paso del tiempo, ha sido extrapolado confeccionando modelos de faldas cortas y hasta la rodilla, de cuadros oscuros y anchos o bien de colores vistosos.

Regimiento escocés del ejército Británico

Podríamos estar horas hablando de la evolución de la falda; de sus variaciones, modelos, usos, texturas, medidas, etc., pero sin duda, un aspecto que nunca se ha visto modificado es su consideración de “básico indispensable” en cualquier armario.

Estilos de falda 

Existe una infinidad de estilos de falda, cada uno con su propia particularidad, con los que sentirnos jóvenes, sexys, tradicionales, cómodas, etc. Y tu ¿con qué estilo de falda te identificas más?

Por si tienes dudas, a continuación rendimos homenaje a 5 tipos de falda para 5 tipo de mujeres. ¿Ya sabes con cuál te quedas?

  1. Minifalda: por encima de la rodilla.
  2. Falda lápiz: entallada por debajo de la rodilla.
  3. Falda tutú o plisada
  4. Falda larga: por los tobillos.
  5. Falda tulipán: falda con capas.

Además de las texturas, formas, medidas, etc., existe una duda que todo confeccionista se plantea a la hora de diseñar su falda. ¿Con forro o sin forro? Son muchas las ventajas de incorporar un forro a tu falda, una de ellas consiste en asegurarnos que no se suba en las piernas. Pero ¿cuáles son los pasos para elegir el mejor forro para tu falda?

  1. Elegir la mejor tela de forro para la falda.
  2. Escoger el mejor tono de tela para que se adapte visualmente a la confección.
  3. Observar cómo está confeccionada la falda para valorar cómo se deberá aplicar el forro.
  4. Valorar los metros de tela a implementar. Para ello, se mide el largo y ancho de la falda.

¿Cómo podemos ayudarte desde Forman?

En Forman disponemos de una amplia gama de forros de poliéster de textura en punto o textura en plana para la confección de forros para faldas. Teniendo en cuenta las necesidades de los confeccionistas, disponemos de más de 100 tonos de forros de poliéster, en stock, con los que asesorar al cliente final en la elección de aquel forro que mejor se adapte a su concepción inicial.

Si estás buscando un forro para tu colección de primavera,  verano….¡no lo dudes! Contáctanos y te ayudaremos >>

 

 

4 98
admin

Leave a Reply